Suite Real del hotel Villamagna de Madrid, ese era el lugar elegido para que pudiéramos acudir a la gran cita que todos años tiene Loewe con los mejores clientes de sus tiendas. Este año, como en año anteriores en el hotel Santo Mauro, he tenido el placer de poder ir y vivir esa experiencia, la de poder probarme y tener la posibilidad de comprar prendas únicas hechas a medidas para ti. La colección esta siempre dividida en dos habitaciones por hombre y mujer. En la de mujer siempre se puede ver a personalidades entre la multitud de mujeres que han arrastrado a sus maridos a comprarse un nuevo abrigo o un Amazonas a su gusto, Marisa de Borbón es una fanática y ahí estaba. En la habitación de hombre los menos, yo para ser exactos.

Poderte probar la colección entera frente a un espejo es otro mundo, es sentirte como alguien de la otra sala. No es verla en un catálogo de sueños. Nunca se sabe si algún día ese será tu armario. Vivir es gratis.

Y os dejo las fotografías que hice, si queréis ver la colección en lookbook os dejo el link al post.

FACEBOOK / TWITTER

(¡Gracias a todos por los comentarios!)