Como ya pudisteis ver en mis redes sociales, el otro día pude asistir en el Teatro Real de Madrid al concierto de David Bisbal, y fue gracia a Royal Bliss. Tónica Premium que ya conocéis seguro, sobre todo porque he podido colaborar con ellos en muchas ocasiones.

Royal Bliss tiene 8 mixers, cada uno muy diferente para que el sabor final este al gusto de cada uno. Creative Tonic Water, Bohemiam Berry Sensation, Creative Pero Azúcar, Elegant Soda, Exotic Yuzu Sensation Topnic Water, Expressive Orange, Ironic Lemon y Irreverent Ginger Ale que es mi favorita. Y es que el sabor que da una tónica Royal Bliss no tiene nada que ver, un sabor suave que te crea una experiencia… según cuál hayas elegido.

Y como complicarse la vida es maravilloso… los lugares que eligen siempre son diferentes.

Esta vez fue algo distinto, un lugar emblemático para la ciudad, y especial por su historia. Primero el concierto, y que decir… ¡Viva Bisbal! Dos horas de concierto sin parar con invitaciones especiales como la del cantante Miguel Poveda, con el que hizo un dúo maravilloso y me dejó con la boca abierta.

Después, subimos a la planta dos y pasando unas puertas… una terraza con vistas maravillosas al Palacio Real… Y es que… ¿Qué mejor que tomarse Royal Bliss con vistas al Palacio Real? ¡Nada mejor! Y eso hice, fui directo a la barra y pedí dos Royal Bliss Irreverent Ginger Ale y mientras contemplaba las vistas, sorbo a sorbo pensaba en lo maravilloso que es ser diferente.

Además el tiempo acompañaba… Estuvimos hasta que casi no quedó nadie, compartiendo conversación y demostrando que lo fuera de lo convencional, siempre mola más.

Gracias por la experiencia.