A Bali tenía demasiadas ganas de ir. Lo había visto en tantas fotografías… que me era imposible no imaginarme visitándolo. Los primeros días estuvimos en Ubud, una ciudad tranquila comparándolo con el lugar que visitaríamos los días siguientes. Seminyak es más comercial y lleno de hoteles. Un destino muy lujoso.

Lo que más me gusto fue visitar el bosque de monos, monísimos todos, templos y los campo de arroz. ¡Qué pasada!

Podéis ver los anteriores posts de Indonesia! Parte 1 / Parte 2

Gracias al ministerio de turismo de Indonesia por invitarme a este viaje que nunca olvidaré. ¡Wonderful Indonesia! ¡Trip of wonders!