Se empieza a sentir ¿Verdad? El frío aprieta (por fin) y las primeras campañas de Navidad aparecen por la calle. Se acerca esta época del año en la que nos damos un capricho y compartimos detalles con la gente que queremos…

Y la primera gran parada en este tren festivo llega este viernes: ¡El Black Friday! En mi caso tengo completamente claro en qué me voy a gastar el dinero, y apuesto a que vosotros también habéis hecho ya una lista de cosas que os urgen (O deberíais hacerlo para no dejaros llevar por las compras impulsivas)

En mi caso, necesito reemplazar mi cámara de fotos por una nueva. La he intentado llevar a arreglar, pero sigue sin funcionar bien desde hace un tiempo. ¿El problema? Que el Black Friday cae en fin de mes y no tengo ahorrado lo suficiente para poder pagar el modelo que me gusta. Aun así, no quiero dejar pasar la oportunidad de estos descuentos, así que lo comenté hace unos días con un amigo y he encontrado la solución perfecta y que en su momento no me había ni planteado: ¡Un microcrédito!

Resulta que mi amigo llevaba un tiempo buscando piso para mudarse. Él por suerte tiene un trabajo estable y, en teoría, no debería resultarle difícil encontrar uno, pero resulta que ahora te piden, no sólo unos alquileres altísimos, sino que de golpe tienes que pagar el primer mes, fianzas, depósitos, agencia etc. Evidentemente muy poca gente puede asumir de golpe tanto gasto, por lo que decidió investigar y se topó con Ferratum, que ofrece unas condiciones muy ventajosas para solicitar este préstamo, en 5 minutos y de manera totalmente online.

Así que decidí investigarlo y ver un poco las condiciones y mi conclusión: ¡Un chollo!

Para empezar, la primera vez que pides un préstamo ¡te lo dan gratis! No tienes que pagar intereses por la cantidad que pidas, con un máximo de 300€, que es el dinero que yo solicité para la cámara, y puedo devolverlos a principios del mes que viene con la tranquilidad de que no me van a cobrar intereses por estos días, por lo que es perfecto para el Black Friday.

El proceso también es sencillísimo: Te metes en la web, eliges la cantidad y el tiempo a devolver, rellenas todos los campos, (lo típico y normal de un formulario) y al terminar, te verifican tu identidad y solvencia a través de un sistema online, instantáneo y totalmente confidencial… y en 5 minutos… ¡Te dicen si te lo han concedido! Y, de ser así, te envían el dinero… ¡ya está! ¿Es fácil verdad? Un proceso corto y sin trabas.

Así que yo ya tengo mi dinero listo para comprar mi nueva cámara.

Además, esto va a suponer un antes y un después en mi forma de administrar mi dinero de cara a viajes, imprevistos médicos, o directamente los regalos de Navidad porque, aunque los siguientes préstamos que solicites sí tienen intereses, estos quedan completamente claros cuando lo solicitas, así que puedes calcular cuándo te viene mejor devolver el dinero.

Venga que queda nada para el Black Friday y estoy seguro que le habéis echado un ojo a algo. ¿Me equivoco?

Fácil, seguro y muy rápido ¡Os lo digo yo! Lo he comprobado.

¿Os animáis a daros un capricho con los microcréditos de Ferratum?